La mejor manera de revitalizar nuestro organismo es a través de la respiración.

Con el hábito de movilizar nuestro tórax y generar reservas de oxígeno y prana en nuestro cuerpo nos fortalezemos físicamente y mejoramos nuestra capacidad mental y energética.

Esta senzilla práctica también me ayudó a mejorar mi postura física, ya que las reservas de prana se ubican en el plexo solar, o sea que es mejor moverse por la vida con la espalda recta, sin aprisionar nuestro diafragma.

Que disfruteis con la práctica. Recordad que para que un nuevo hábito se incorpore, necesitamos al principio hacerlo muchos días seguidos, mínimo 21 días.