La práctica diaria como medicina

El cuerpo agradece si le cuidamos, así como lo podría agradecer una planta si la cuidásemos, mostrando su esplendor y belleza natural.

Hay muchas maneras de cuidar nuestro cuerpo, desde aspectos más superficiales pero igual de importantes, como por ejemplo el sentirse bien vestido, limpio, con la piel hidratada, aspectos necesarios como por ejemplo alimentarse o dormir bien y aspectos más profundos como sentir una conexión entre mente y corazón, respirar de manera fluida, escuchar el lenguaje el cuerpo para comprendernos.

Tenemos experiencia de felicidad cuando el cuerpo está bien, de armonía cuando ha sido escuchado. Por eso sabemos que sí hay un beneficio directo e inmediato si lo cuidamos. Y cuidar significa hacer un poco cada día.

Lo que siempre propongo a mis pacientes o participantes de los talleres es que busquen la manera que les sea más práctica para hacer un rato de estiramientos al día. A mí personalmente, me funciona hacer los ejercicios cuando me despierto por la mañana. Los practico en la cama, que aunque no tiene la superficie idónea, al menos que los hago seguro, ya que si me levanto, hago otras cosas y queda aplazado.

Los estiramientos Mézières, tienen una calidad de trabajo profundo, lejos de los esfuerzos y la mecanicidad. Son movimientos pequeños, suaves, precisos, que se van repitiendo en cada espiración y que trabajando con la musculatura de forma lenta y progresiva, para dar indicaciones al cuerpo sobre cómo reequilibrarse.Cambia mucho el resultado si hacemos un poco cada día, buscando como ser amorosos con nuestro cuerpo en lugar de sólo someterlo a posturas sedentarias, sobrecargarlo de tensión física o de tensión mental.

www.montserratreverte.es
Enfermera, terapeuta corporal en Diafreo y Movimiento Integral

Osteópata Método Poyet
Barcelona

2018-10-14T18:56:15+00:0030 septiembre 2018|Categoría Blog 1|